jueves, 9 de enero de 2014

Yves Bonnefoy recibe el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2013

El escritor francés Yves Bonnefoy recibió en 2013 el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances por el conjunto de su obra. Este galardón, creado en 1991 y convocado cada año por la Asociación Civil Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, es otorgado durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) a escritores que tengan como medio de expresión alguna de las lenguas romances.   

Yves Bonnefoy (Tours, 1923) es el primer escritor en lengua francesa en obtener este Premio. El jurado consignó que el autor de Principio y fin de la nieve es, a sus 90 años, un "testigo de las experiencias humanas del siglo XX, a las que se enfrenta con toda la generosidad y agudeza de su producción crítica y poética", y dentro de esta producción destacó su "muy sofisticada obra poética".


La obra de Bonnefoy abarca la poesía, el relato, el ensayo y la traducción, así como la historia y la crítica de arte (en este terreno siguió las enseñanzas de André Chastel). Los intereses que Bonnefoy ha ido mostrando a lo largo de su trayectoria intelectual son enormemente variados, y van de la literatura y la teoría de la traducción a la filosofía de la ciencia fue alumno de Bachelard en el Instituto de Historia de las Ciencias y las Técnicas de París y la mitología (la obra Diccionario de mitologías, de la que es director, representa un hito en la historiografía de esta disciplina).

La obra poética del autor entronca con la de los maestros franceses del XIX, Nerval, Baudelaire, Rimbaud, Mallarmé, y si en un primer momento se vincula al surrealismo (fruto en parte de la lectura de la Petite anthologie poétique du Surréalisme, de George Hugnet), se apartará de él en 1947 por no encontrar satisfactorias las producciones de este movimiento. Densa y con una fuerte carga simbólica, reflexiva y sin embargo apegada a lo cotidiano y al fluir de la vida, la poesía de Bonnefoy, a la que podríamos caracterizar como "ensoñación meditativa", constituye una de las más significativas aportaciones a la lírica europea de la segunda mitad del siglo XX.


Bonnefoy habla con Vargas Llosa en la entrega del Premio 
En el acto de entrega del Premio FIL, Bonnefoy se preguntó por qué necesario pensar en la poesía. Y nos dio la siguiente respuesta: en las grandes obras poéticas hay una "relación específica y fundamental con el tiempo", que hace que los poetas nos ofrezcan acercamientos importantes, no siempre reconocidos en otros ámbitos del saber, a la condición humana. (Puede leerse el discurso completo en el siguiente enlace: Discurso.)

Como muestra mínima de su poesía, transcribo un poema —en traducción hecha por el Taller de Traducción Literaria de la Universidad de La Laguna*— que habla de la creatividad humana y su eterno deseo de perfección. Se titula "La imperfección es la cima":

            Sucedía que era preciso destruir y destruir y destruir,
            Sucedía que sólo a ese precio existe salvación.

            Romper la faz desnuda que aparece en el mármol,
            Golpear toda forma, toda belleza.

            Amar la perfección porque ése es el umbral,
            Y negarla tan pronto se conoce, ovidarla a su muerte.

            La imperfección es la cima.

*De Keats a Bonnefoy: versiones de poesía moderna: diez años del Taller de Traducción Literaria. Andrés Sánchez Robayna (ed.) ; epílogo de Antonio Ramos Rosa. Valencia: Pre-textos, 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada